La terapia de coma con insulina se ha utilizado en este hospital desde octubre de 1951. Hasta junio de 1954, 89 pacientes habían recibido un curso completo de terapia. Se obtuvo un grupo de pacientes control muy estrechamente emparejado, con las siguientes conclusiones:

1. El grupo de coma insulínico mostró esencialmente el mismo número de pacientes mejorados que el grupo de control. Las cifras para el grupo de control fueron en realidad ligeramente mejores.

2. Los resultados en el grupo diagnosticado de esquizofrenia catatónica fueron mucho mejores para el grupo de control que para el grupo tratado con insulina. No hubo diferencia en las otras categorías diagnósticas.

3. Donde se utilizó EST, fue al menos tan eficaz como la terapia de coma con insulina.

4. La insulina no aumenta la tasa de mejoría en pacientes diagnosticados de enfermedad aguda o crónica.

5. Aunque a los pacientes más gravemente enfermos se les administra tratamiento con insulina en coma, su tasa de mejoría es la misma que en el grupo de control.

Es nuestra conclusión que la terapia de coma con insulina ha sido de poco valor en sí misma en la mejoría de los pacientes que la han tenido. Nos atreveríamos a afirmar que los resultados que hemos obtenido, que solo son iguales a los resultados de un grupo muy similar que no recibió insulina, se debieron a esfuerzos somáticos y psicoterapéuticos simultáneos con la terapia de coma insulínico. El promedio de hospitalización psiquiátrica fue de 3 meses más por paciente en el grupo de insulina. Nuestras conclusiones no justifican este exceso de tiempo en el hospital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.